Llámanos 91 431 74 74 info@penaochoagranados.com

Cuando decidimos emprender, una de las primeras dudas que nos asaltan es si invertir en un negocio propio o en una franquicia. Varias son las diferencias entre ambos modelos de negocio que nos pueden ayudar a decantarnos entre abrir una franquicia o una empresa propia.

La siguiente gran duda viene cuando, de entre las dos opciones, elegimos apostar por un negocio de franquicia, dada la inmensa cantidad de marcas que trabajan este modelo de negocio. ¿Cómo elegir una franquicia para emprender un negocio?

¿Cómo funciona una franquicia?

Uno de los factores clave que debemos tener en cuenta es cómo funciona una franquicia. Para ello es importante plantearnos varias cuestiones:

  • Las especialidades del tipo de contrato que maneja este modelo de negocio.
  • Sus modelos de gestión y procedimientos marcados.
  • La necesidad de una inversión previa. Debe tenerse en cuenta tanto el canon de entrada como la inversión de adecuación del local o de adquisición de maquinaria.
  • El sector de actividad en el que se desarrolla la franquicia.

¿Qué opciones tenemos para abrir una franquicia?

Una vez nos decantamos por abrir una franquicia debemos tener en cuenta, por ejemplo, si la marca a la que vamos a representar está bien posicionada en el mercado y si es reconocida.

Otra cuestión a considerar es si queremos una franquicia que ofrezca productos o servicios. Para ello también tendremos que plantearnos si el negocio de franquicia que queremos abrir necesita de un local o no para desarrollar su negocio. Y cuáles son las características del local exigidas por el franquiciador.

Por otro lado, es crucial tener en cuenta cuánto capital tenemos para invertir. Aunque todas las franquicias requieren de una inversión inicial, cada una es diferente de las demás. Siempre habrá franquicias que exigirán una mayor inversión que otras.

Además, es importante conocer el desarrollo del sector de nuestra franquicia en la zona. Si está saturado o si tiene oportunidades. Para ello es importante tener en cuenta y analizar la zona de exclusividad que marcará el franquiciador.

Tener en cuenta cuáles son los planes de expansión de la empresa franquiciadora que pensamos escoger también es un factor importante. Éste es un factor que debemos valorar antes de comprometernos a abrir una franquicia u otra.

Investigando a fondo la franquicia

Para ello reuniremos toda la información que podamos acerca de la franquicia en la que nos interesa invertir. Así podremos analizar profundamente el sector y el mercado en el que opera. Averigüemos todo lo relacionado con el franquiciador: experiencia previa, red de franquicias, informes de ventas, la estructura del negocio, etc.

Una vez tengamos claro qué franquicia vamos a elegir, analizaremos a fondo los términos y las condiciones del contrato franquicia. Averiguaremos quién es el dueño de la marca y quién es la persona que solicita la licencia.

Consultar el contrato franquicia con un experto

Tan importante es analizar toda la información que tenemos a nuestro alcance para elegir la franquicia adecuada, como estudiar en profundidad el contrato franquicia cuando ya nos hemos decantado por una. El franquiciador está obligado a facilitar la información precontractual con al menos 20 días de antelación a la firma de cualquier acuerdo o entrega de dinero por parte del franquiciado. Esta información debe incluir los elementos esenciales del contrato y los derechos y obligaciones de las partes.

En Peña Ochoa & Granados recomendamos confiar esta tarea a un abogado de franquicias especializado en este tipo de contratos. Un experto en la materia acostumbrado a analizar este tipo de documento es la mejor opción para orientarnos acerca de aquellas cláusulas, términos y condiciones que nos susciten cualquier tipo de duda, con el objetivo de evitar posibles problemas en el futuro.

Artículos Relacionados

Compártelo :
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookBuffer this pagePrint this pageEmail this to someone