Llámanos 91 431 74 74

Si lees con asiduidad las publicaciones de nuestro blog, sabrás que muchas personas acuden a nuestro despacho de abogados mercantiles cuando dan el paso de montar una franquicia y buscan asesoramiento legal. En el caso de este post, queremos hablar del llamado know how en los contratos de franquicias. ¿A qué hace referencia este término? ¿Qué importancia tiene a la hora de abrir un negocio bajo el paraguas de una franquicia? Damos respuesta a esta y demás preguntas en las siguientes líneas. 

En términos generales, hablamos de know how para referirnos a los conocimientos adquiridos en el quehacer diario. Conocimientos que nos servirán para un fin determinado, en este caso, para estar al frente de una franquicia. Se trata por ejemplo de las pautas que ha de seguir el franquiciado en cuanto a la marca, la patente, la asistencia técnica que necesite, el abastecimiento de productos, etc. 

El know how debe estar descrito en el contrato de franquicia y en los manuales en los que se detalle el funcionamiento de la misma. El objetivo no es otro que reproducir los mismos procesos y conservar la identidad corporativa en cada una de las franquicias que se abran siguiendo el mismo modelo de negocio.

Es clave transmitir correctamente al franquiciado este know how para que el negocio que se ponga en marcha atienda al modelo de negocio inicial. Con el know how 100% transmitido, el franquiciado podrá entrar directamente al mercado sin necesidad de experiencia previa y sin conocimientos especiales.

¿Cómo ha de ser el know how?

Debe ser original, fácil de identificar y de gran utilidad. Incluye diferentes elementos. En realidad, abarca todos los conocimientos que ha ido adquiriendo el franquiciador sobre la franquicia, indispensables para la identificación del negocio.

En Peña Ochoa & Granados te recordamos que el contrato de franquicia debe garantizar que sus elementos y configuración sean únicos y manejados por el franquiciado.

El know how incluye además información fundamental para el proceso de venta de productos o prestación de servicios al usuario final. Especifica cómo debe ser la presentación del género para la venta, el trato con los clientes, la gestión administrativa, etc. En definitiva, todo lo relacionado con el manejo de la franquicia.