Llámanos 91 431 74 74

A veces llega el momento de poner punto y final a una franquicia, una decisión muy complicada de tomar, pero necesaria en algunas ocasiones. Cuando esto ocurre, lo mejor es acudir a un despacho de abogados de franquicias especializados en el sector con el fin de resolver el contrato de franquicia de forma adecuada y dentro de la legalidad.

Pasos para resolver un contrato de franquicia

Hay varias opciones posteriores a la terminación de un contrato de franquicia correctamente. Por un lado, puedes optar por traspasar la franquicia. En caso de que la explotación del negocio haya sido positivo,  es una excelente oportunidad para sacar rentabilidad de todo el trabajo llevado a cabo en el negocio. Si por el contrario el traspaso del negocio tiene su origen en su baja rentabilidad, materializar un traspaso es simplemente un manera de “recuperar” algo del dinero invertido. Lógicamente si traspasas el negocio y la marca franquiciada, necesitas tener la autorización del franquiciador. Esta autorización siempre lleva aparejado el cobro por parte del franquiciador del canon de entrada al nuevo franquiciado Sin embargo, antes de proceder con cualquier de estas dos opciones, es muy importante revisar muy bien el contrato por si hay alguna limitación o penalización en el documento que impida dar este paso.

Por otro lado, puedes resolver el contrato de franquicia, lo que llevaría a un arduo proceso para el que recomendamos siempre contratar a un buen abogado de franquicia experto en conflictos de este tipo. Ante esta situación, debes tener claro que acudir a un procedimiento judicial implica riesgos para las dos partes. Pues existe la posibilidad de que puedas, o no,  recuperar el dinero invertido. Desde luego los procesos judiciales son largos y costosos, pero es la única forma de hacer valer tu derecho. Debes ser consiente que ante un incumplimiento contractual,  ambas partes tienen  derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios. De igual forma, en caso de resolver el contrato de una manera incorrecta puede tener como consecuencia que el franquiciador solicite la penalización que corresponda por finalizar el contrato anticipadamente y sin causa justa.

Lo ideal si no cumples con la duración del contrato, es llegar a un acuerdo amistoso en cuanto a temas como pagar el dinero adeudado; liquidar todas las cuentas pendientes tanto con el franquiciador, como con proveedores y trabajadores; liberar a la empresa matriz de las responsabilidades; hacer un acuerdo de no demandar entre las dos partes; devolver los manuales y materiales de la marca; y crear una cláusula de no competencia, de modo que no puedas ejercer una actividad similar.

Como puedes comprobar, resolver con un contrato de franquicia no es algo que pueda realizarse en un momento, sino que lleva tiempo y es necesario estudiar muy bien el documento para dejar todo bien atado. En Peña Ochoa & Granados contamos con abogados especialistas en franquicias, y tenemos muy claras las obligaciones que atañen al franquiciado. Escuchamos cada caso con la máxima atención para ofrecer las mejores soluciones.