Montar una Franquicia: ¿Es seguro? Todo lo que debes tener en cuenta

montar una franquicia
5/5 - (3 votos)

A la hora de iniciar un negocio, no pocas personas se plantean entrar a formar parte de una franquicia, entendida como fórmula de éxito consolidada. En ese momento, comienza la búsqueda, principalmente a través internet, para tratar de encontrar la franquicia más rentable, con más volumen de negocio y la que implique un menor riesgo de pérdidas para el inversor. Hoy te lo contamos todo sobre montar una franquicia: ¿es seguro? Todo lo que debes tener en cuenta, como abogados especialistas en franquicias.

Para hacer sencillo este artículo, lo haremos a modo de «check-list». Es importante no olvidar nada a la hora de emprender con una franquicia. Cualquier detalle que se pase por alto, podría suponer el declive del negocio. Si nunca has gestionado un negocio y no tienes experiencia en el modelo de franquicias, es recomendable que te acompañe un abogado de franquicias en el proceso.

El perfil del futuro franquiciado

Frecuentemente, nos encontramos con perfiles amateur en el mundo de los negocios que se plantean ser su propio jefe:

  • Algunos de ellos, desde el inicio de su andadura laboral, prestaron sus servicios por cuenta ajena (como trabajadores contratados por un tercero). Sin embargo, ante una situación sobrevenida de desempleo, deciden convertirse en empresarios.
  • Otros, cuentan con un trabajo paralelo, pero deciden, además, crear una empresa como forma de aumentar sus ingresos.

En ambos casos, ante su inexperiencia y gran desconocimiento del mundo empresarial, se preguntarán qué sectores son los más rentables, dónde establecerse y hasta con qué proveedores contratar los servicios; y en algún momento llegarán al convencimiento de que para resolver tales cuestiones será más conveniente contar con la ayuda de empresas con amplio bagaje empresarial.

El problema se plantea cuando, desconociendo la forma de planificar y desarrollar un negocio, confían en una franquicia para que les oriente sobre cómo iniciarse en el proyecto, en la creencia de que a cambio de una contraprestación económica podrán obtener una propuesta de valor, formación adecuada y asesoramiento necesario para emprender su actividad comercial con éxito.

¿Cuál es la realidad en la mayoría de las ocasiones antes de montar una franquicia?

Lo cierto es que no se está teniendo en cuenta que las franquicias son un negocio en sí mismo; que se nutren de franquiciados y que cuantos más franquiciados formen su red, más volumen de negocio harán y por ende más beneficio obtendrán. Por ello, estando interesados en conseguir el mayor número de franquiciados posible, en ocasiones proporcionarán una información sesgada, maquillada, y en ocasiones apartada de la realidad que deberá enfrentar el futuro franquiciado.

Puntos a tener en cuenta antes de montar una franquicia:

  • ¿Realmente la franquicia tiene un know how que justifique la cantidad a abonar en concepto de canon de entrada? ¿O más bien no existe ningún método ni forma de producción del negocio único y exclusivo?
  • ¿Es una franquicia consolidada y de reconocido prestigio o por el contrario simplemente se trata de una empresa cuyo desarrollo se fundamenta en la comercialización de una marca determinada? De ser así, nos encontraríamos ante un modelo de distribución encubierto que no justificaría el cobro de determinados royalties y la imposición de ciertas penalizaciones que sí llevan aparejadas los contratos de franquicia.
  • ¿Nos están proporcionando unos datos precisos adaptados al establecimiento concreto que va a aperturar o se están limitando a proporcionarnos unos Excel con un business case genérico?

Quizá, si nos fijamos en el contrato, encontraremos una cláusula que establezca que los resultados económicos de la actividad que se vaya a desarrollar dependerán de su capacidad de gestión empresarial. De esta forma, se desvincula la Franquicia de cualquier tipo de responsabilidad en la que pudieran incurrir como consecuencia de la discrepancia entre los cálculos iniciales proporcionados y los resultados futuros.

  • Necesidad de inversión previa. En términos generales, se deberá tener en cuenta que el presupuesto de inversión a realizar para entrar a formar parte de una franquicia se deberá encontrar cubierto por el presupuesto de financiación (reserva en el presente que podrá ser destinada en inversión futura).
  • El EBITDA representa un margen de beneficio sin incluir intereses, impuestos y depreciación. El uso de este indicador puede inducir a error puesto que a menudo se confunde con un indicador de liquidez de la empresa.
  • Quizá sea necesario dedicar al negocio más tiempo el previsto inicialmente, de forma que la llevanza del negocio signifique una dedicación exclusiva a esa actividad que ahora se va a emprender.

En todo caso, para conocer una franquicia a fondo, como decíamos, no deberemos conformarnos con la información que la propia franquicia nos haya proporcionado o lo que encontremos por internet, ya que puedan ser páginas creadas y pagadas por las propias franquicias para publicitarse. Sería muy útil obtener toda la información posible, recabada de otros franquiciados, por ejemplo, o a través del estudio de la viabilidad económica del proyecto llevado a cabo por un profesional especializado en ello.

La experiencia previa, el posicionamiento en el sector en el que opere y los informes sobre ventas, también serán datos útiles y necesarios para valorar si es conveniente y sobre todo viable, entrar a formar parte de la marca.

En nuestra opinión, además de los elementos que hemos analizado anteriormente, poder disponer del contrato de franquicia para estudiarlo con detenimiento antes de firmarlo, será fundamental para conocer con detenimiento los términos y condiciones que operarán durante la relación mercantil de franquicia.

Negociaciones a la hora de montar una franquicia

Una vez iniciadas las negociaciones con el franquiciador para montar una franquicia, es importante que sigas estos consejos. Te ahorrarán firmar un contrato de franquicia abusivo o con términos que desconoces. Las sorpresas, mejor antes de firmar.

  • Pon en tela de juicio la información que te facilite el franquiciador. No siempre son veraces las previsiones de negocio o cifras de ventas. Por nuestra experiencia, la mayoría de las veces que un franquiciado da unas previsiones de venta, no suelen estar basadas en estudios ciertos sobre ese local en concreto, ni en la zona donde se encuentra. Esto no tiene validez para sustentar un negocio. Los modelos de negocio exitosos no se basan en números generales sacados de «locales parecidos» y ubicados en sitios «aparentemente» similares.
  • Estudia en profundidad los requisitos que exige la franquicia. Es habitual encontrar algunos requisitos de ubicación, de acondicionamiento y otros relacionados con el local que deberás tener en cuenta. Son gastos que tendrás al principio, cuando te decidas a montar una franquicia. Además, existen algunas condiciones (por ejemplo, que el franquiciador facture por ti) que deberás conocer para saber sobre sus consecuencias e implicaciones.
  • Infórmate al máximo sobre las políticas de marketing y publicidad. Ten en cuenta que pueden haber muchas restricciones en el contrato o en las políticas internas de trabajo. Por ejemplo, es muy común que no permitan la venta online o que impongan normas que vayan en contra de la protección de datos.
  • Conoce la formación y asistencia que vas a recibir si abres la franquicia. Asegúrate de que el Know How que venden te lo van a transmitir. La asistencia continuada del franquiciador es un derecho del franquiciado que no siempre se cumple.
  • Lee, analiza, relee, estudia y profundiza en cada punto del contrato de franquicia. El contrato de franquicia es lo que te tendrá tranquilo durante la actividad empresarial. O, si firmas algo que no entiendes bien, puede ser lo que te lleve a la ruina y que te deje encadenado al franquiciador. Ahí acordarás con el franquiciador tus compromisos y los suyos. Además, si algo no te cuadra, hay margen para la negociación.
    Además de todo esto, los pasos legales para franquiciarse no son sencillos. Como has podido intuir, es importante que cuentes con un profesional experto en la materia a la hora de dar un paso tan importante como montar una franquicia.

Los contratos de franquicia

Los contratos de franquicia se caracterizan por la cesión del know how, el aprovechamiento de la trayectoria de la franquicia y el asesoramiento continuado, cuestiones que, si se materializan, proporcionarán al franquiciado una ventaja con respecto a las pymes que se hayan establecido de forma independiente.
Sin embargo, la realidad es que, en ocasiones, los contratos de franquicia se presentan como contratos de adhesión: redactados por una de las partes unilateralmente, no admiten negociación ni modificaciones de sus términos y condiciones.

¿La ley realmente lo permite?

La sentencia del Tribunal Supremo de 5 de julio de 1997 ( RJ 1997, 6151) establece que por Contrato de Adhesión ha de entenderse:
»… aquel en que la esencia el mismo, y sus cláusulas, han sido predispuestas por una parte e impuestas a la otra, sin que ésta tenga posibilidad de negociarlas, hacer contraofertas ni modificarlas, sino simplemente aceptar o no; se mantiene la libertad de contratar (libertad de celebrar o no el contrato) pero no la libertad contractual (libertad de ambas partes, no de una sola , de establecer las cláusulas que acepten mutuamente).”
La mejor forma de saber si nos encontramos ante un contrato de adhesión y un escenario de desequilibrio entre las partes, dependerá de la predisposición de la Franquicia a negociar algunas cláusulas del contrato que, aun estando preestablecidas, puedan ser modificadas en presencia de una situación de conflicto.


Desde nuestro Despacho de Abogados, Peña Ochoa & Granados, recomendamos el asesoramiento inicial antes de suscribir un contrato que suele ser de larga duración y del que pueden desprenderse más obligaciones y limitaciones a la libre disponibilidad del negocio que derechos para el franquiciado.

Compartir

Últimos post

Contáctanos

Te llamamos
Contacto
Dejanos tu teléfono y te llamamos enseguida
Contáctanos y un abogado estudiará tu caso