Si has llegado hasta aquí es porque estás valorando las ventajas y desventajas de montar una franquicia. En este artículo, nos planteamos la figura de franquicia como modelo de negocio rentable.

Es popularmente aceptada la opinión que mantiene que una empresa basada en un acuerdo de franquicia es un modelo de éxito que ciertamente permitirá al empresario reducir riesgos y crecer a un crecimiento vertiginoso. Y no siempre es así.

Nos basamos en nuestra experiencia para establecer las ventajas e inconvenientes que puede conllevar el entrar a formar parte de una red de franquicias:

 Ventajas de montar una franquicia

  • Se adjudica una cesión de uso sobre una marca conocida que inicialmente lleva aparejada cierta solvencia e incluso éxito en el mercado (notoriedad de la marca).
  • Acceder o replicar un proyecto con experiencia y bagaje en el mercado.
  • Asesoramiento inicial; la Franquicia informa de los pasos a seguir: dónde establecerse, a través de qué proveedores adquirir los bienes objeto del negocio, con qué empresa realizar la reforma del local, las campañas de marketing ya trazadas, etc. Es comprensible que todo ello ofrezca confianza cuando una persona completamente ajena al emprendimiento empresarial se lanza por primera vez al mercado.

Desventajas de montar una franquicia

Una vez vistas las ventajas de la franquicia, veamos las desventajas:

  • No dispone de autonomía para actuar, toda vez que las decisiones fundamentales las va a tomar unilateralmente la empresa franquiciadora.
  • El franquiciado no podrá innovar ni modificar los procedimientos que ya están establecidos.
  • No tiene posibilidad de pactar las cláusulas del contrato, sino que únicamente se podrá adherir al mismo.
  • Sometimiento a un control externo del negocio que sentimos como propio.
  • Imposibilidad de montar un segundo negocio si no es previo acuerdo con la franquicia.
  • Dificultad para desvincularse de la franquicia en caso de dificultades económicas o de cualquier otra causa.
  • Grandes desembolso de altas cantidades al inicio del negocio (canon de entrada, reforma del local) que hacen entrar en la franquicia completamente descapitalizado. Y, en todo caso, siempre es más costoso entrar en una franquicia que abrir un negocio propio.
  • Pago fijo de royalties que se devengan con independencia de cómo vaya el negocio o de que no se obtengan ganancias
  • A veces se compite con la propia marca que no respetando la zona de exclusividad monta una franquicia en un espacio contiguo.
  • Obligación por parte de la franquicia a constituir garantías personales (avales, pólizas de seguros, solicitud de créditos en los que figure el propio franquiciado como persona física con el peligro implícito que ello conlleva).
  • Imposibilidad de elegir proveedores propios a pesar de que ello suponga un ahorro sin reducir la calidad, debiendo el franquiciado abastecerse de los productos y artículos que necesite para el desarrollo de su negocio a través de los proveedores homologados y designados por la franquicia.
  • Inclusión en el contrato de cláusulas de competencia contractual y postcontractual que impiden que el franquiciado se adhiera, cree o participe de forma alguna en un negocio que se entienda como competencia directa de la franquicia o que posea las mismas o similares características que el de la franquicia.
  • El deber de asesoramiento continuado no se traduce en la práctica en un verdadero apoyo que asista al franquiciado en momentos de dificultad (esta cláusula más bien se refiere a actualizaciones en listados de precios, acciones publicitaras, políticas de ventas y de promoción, entre otras).
  • La franquicia establecerá un férreo control sobre las ventas y la clientela que en todo caso pertenecerá a la franquicia.
  • El franquiciador puede exigir una cifra de negocios a la que el franquiciado deberá llegar, porque entienda que el franquiciado está plenamente capacitado para llevar a cabo la explotación del establecimiento al considerar que su know how y la organización de red son elementos suficientes para reportarle una mayor capacidad de negocio y una ventaja sustancial en el mercado.

¿Cómo valorar si merece la pena introducirse en una franquicia?

Estas són solo algunas de las ventajas y desventajas de montar una franquicia, según nuestra experiencia. En el despacho de abogados Peña Ochoa & Granados podemos asesorarle con el fin de que pueda decidir si invertir en un negocio propio o si es más conveniente incorporarse a un negocio de franquicia.

Sin compromiso, contáctanos y le asesoraremos en su caso particular:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Consulta Gratis
Llámanos